Friday, February 15, 2008

Blind Melon

En mi camino de regreso del oftalmólogo (quien considero apropiado subirme un punto mi aumento en su afán de voleverme menos ciega) diviso a un muchacho , a media cuadra de distancia, con un perro. Chiquito, muy chiquito. Adorable.
Cuando estoy más o menos cerca digo algo como:_ Qué lindo perrito! Tan chiquito!
El hombre me mira, desconcertado.
Y cuando lo tuve a no más de 30 cm me di cuenta que no era su perrito, sino una paloma.
Que caminaba paralelamente a él, eso sí.

7 comments:

Loki said...

Cambie de oftalmologo urgentemente!

Anonymous said...

jejejejejejej muy divertida la anecdota... menos mal que fuiste al oftalmólogo, así no le pasan mas estas cosas.. jejejejej

Betty Carol said...

Escribi este post ayer muy muy borracha y tuve que republicar 3 veces porque ponia mal "oftalmologo": salieron cosas como oftalñauulo, oftaoooologo, oftaklñologo.

loki: ni loca cambio, la adoro. Me va a venir a ver cuando baile danza.

anonimo: aparte yo tengo voz aguda cuando hablo fuerte y el "que lindo perriiiito" repico, mal

Iota said...

Betty: Los olftalmologocosoericologosi (bueno, yo tambíen estoy ebrio) siempre te hacen el chiste de darte menos aumento del que necesitás para ver las pavadas que hace la gente en la calle. Total, tienen la excusa de "porque sino se aumenta el problema".

En mi caso, vi un diablito, el cual al estar a 3 metros mío resulto ser un chico todo vestido de rojo corriendo.

Terrible.

Besos.

solita said...

Yo tambien llegue muy borracha.
Y me comi 2 sandwichitos de arvejas con la mirada perdida en el infinito.

Loki said...

Cuando baila? Mi nena entra este año a la escuela nacional de danza y si la entrada es gratuita me gustaria llevarla.

Anonymous said...

qué adorable!

yo he perdido miles de colectivos y anotado cualquier cosa del pizarrón, pero nada comparado con lo suyo.

el sr no-dueño de la paloma no-perro no se rió, nada?