Tuesday, April 29, 2008

Robo a mano armada

Llego al punto de encuentro demoradísima, aunque hablamos tres veces antes de salir para coordinar tiempos precisos. No puedo comunicarme por celular, no está afuera, no me puse los lentes y no veo nada de noche.

Me siento culpable, ya que si no me hubiese quedado cantando Cristina Aguilera en el karaoke como una desquiciada todo ahora sería diferente y estaría pidiendo una segunda copa o retocándome el rimmel en el baño, pero ya no puedo hacer nada y barajo la posibilidad de arrojarme bajo el próximo tren. Antes de eso y en un acto de valentía decido entrar al bar sola y buscarlo en la barra, pero tampoco: sólo hay dos hombres con remeras raras y un puñado de chicas que miran hacia todos lados.

Abatida, me dispongo a retirarme, prometiendo por el bien de mi desarrollo social borrar para siempre el VanBasco´s de mi pc, pero de pronto disipo una mesa y un haz de luz que destaca, apenas, el contorno de un sujeto de belleza devastadora. Me hubiera quedado horas escondida atrás de una columna espiándolo como a un Manet, pero me ve, me llama y me sonríe. A pesar de la media hora tarde.

9 comments:

Alicia said...

"belleza devastadora"???
describa mejor betty, una mezcla entre quién y quién.
felicítola,
A.

Betty Carol said...

70% de Brandon Flowers y 30% de Brandon Boyd. Todos saben mi debilidad por los Brandons.

Anonymous said...

y cómo terminó la noche?

Betty Carol said...

No terminó jamás.

Final alternativo: cantando Jack Johnson en el balcón.

Clara Sheller said...

Betty, de dónde lo saco???
si se puede saber..

Berenizz said...

Buenísimo! Yo soy muy de llegar tarde a las citas. Me encantaba el momento en el que ante mi sonrisa timida de disculpas, el cambiaba su puchero por un guiño picaron.

Nada mejor que las noches interminables.

Saludos!

Loki said...

Yo tengo un 3,5% de Luis Brandoni... le va?

Betty Carol said...

clarins: del colectivo

berenizz: nada mejor que el viraje cara-de-puchero >> guiño picaron

loki: bueno, brandon es brandon

mako said...

lo bueno vale la pena esperarlo!